Irarki


Irarki es un estudio de arquitectura especializado en el diseño de viviendas modulares prefabricadas en Navarra, La Rioja y El País Vasco que trabaja en colaboración con diferentes empresas del sector de la construcción.


¿Por qué prefabricada?


En Irarki apostamos por la construcción industrializada por sus múltiples ventajas:


Ventajas en el conjunto del proceso


  • Diseñamos viviendas a la carta, completamente personalizadas. Se dispone de una solución rápida a sus necesidades hecha a su medida y la posibilidad de personalizar las construcciones en cuanto a dimensiones, diseño, materiales, colores, acabados, etc.
  • La unión entre tradición e innovación permite aprovechar al máximo los beneficios que conllevan cada uno. Se garantiza la calidez y confort de una vivienda tradicional a través de un proceso constructivo acorde con la actualidad.
  • No hay desviaciones en costes ni en plazos evitando las sorpresas e imprevistos propios de la construcción tradicional. El precio es fijo y la fecha de entrega también.

Ventajas en la ejecución


  • En tan solo tres meses puede disponer de su vivienda. Se reducen los plazos de ejecución debido a la rapidez del montaje y ejecución de los prefabricados en fábrica mientras se ejecutan en obra otras tareas como excavación y cimentación, eliminando los tiempos en blanco entre las distintas tareas de obra. Todos los trabajos responden a una metodología de trabajo elaborada en orden concatenado y ágil.
  • El entorno de trabajo y producción es un entorno controlado y de calidad. Se controla  de una manera eficiente todos los procesos de producción que intervienen en la construcción.
  • Se reduce la necesidad de grandes equipos de obra.
  • Se dispone mano de obra estable y especializada con 15 años de experiencia en la realización de este tipo de viviendas además de un control eficiente de relación horas/hombre.
  • Es una construcción de carácter sostenible y bajo impacto ambiental. Al construirse dentro de un proceso industrial, optimizando el proceso, se minimiza el consumo de materiales, recursos y energía. Además,  al llegar los componentes prefabricados a obra, la obra no produce prácticamente ningún residuo (embalajes, rotura de piezas…).
  • Hay mayor seguridad y prevención en obra. Al realizarse la mayor parte del proceso productivo en fábrica se logra evitar la mayor parte de riesgos laborales propios de la construcción tradicional. Se reduce el riesgo de accidente en altura y el riesgo por caída de objetos. Se dispone de mayor facilidad de trabajo y mayor seguridad en zonas de excavaciones y difícil acceso.
  • Se consiguen mejores acabados. Se asegura limpieza en obra y uniformidad en las terminaciones ya que se prescinde de los encofrados y de los sistemas de andamios.
  • La construcción es independiente de las condiciones meteorológicas ya que la mayor parte se realiza en las instalaciones.

Ventajas en los materiales


  • La calidad de los materiales. La construcción industrializada permite aplicar rigurosos controles de calidad a todo el proceso productivo. Todos los elementos prefabricados habrán pasado previamente por controles exhaustivos de calidad en fábrica. Por lo tanto, se asegura un mayor control de calidad en toda la estructura.
  • Las piezas prefabricadas poseen la precisión geométrica adecuada para garantizar el encaje con exactitud.
  • La secciones son de mayor resistencia. La utilización repetitiva de los moldes permite obtener secciones de mayor resistencia estructural. Por su rigidez tienen las mismas garantías que los nudos de las ejecutadas “in situ”. También poseen una mayor fortaleza para resistir durante el transporte y montaje.
  • Los materiales prefabricados tienen una durabilidad muy alta y bajo mantenimiento.
  • Aseguran el confort. Se utilizan materiales innovadores con los que a pesar de su ligereza se consiguen niveles de aislamiento térmico, acústico y eficiencia energética mejores respecto a la construcción tradicional.
  • Existe la posibilidad de reutilizar la mayor parte de sus componentes.
  • También existe la posibilidad de reciclar los componentes que no se puedan reutilizar.